Operculectomía

cirugia de operculectomia dental

Una gran parte de los procedimientos quirúrgicos, en la odontología, no requieren de un acondicionamiento previo o una enorme cantidad de exámenes. Este es el caso de la operculectomía, un procedimiento rápido y sencillo que está dirigido a eliminar parte de la encía -gíngiva- donde haga falta, con la finalidad de mejorar la calidad de vida del paciente.

Para muchos, el desarrollo de sus dientes es un proceso normal que no requiere de mayores intervenciones; sin embargo, en algunos casos pueden existir trastornos que implican un crecimiento -o endurecimiento- anormal de la mucosa gingival. Este es el caso de la erupción dental retardada o la pericoronaritis.

La operculectomía es un procedimiento quirúrgico simple que consta en seccionar el exceso de mucosa gingival, o crear una apertura para el correcto descenso de los dientes. De hecho, es ambulatorio, por lo que puede ser realizado en el consultorio sin mayor preocupación.

Indicaciones de la operculectomía

Hay dos indicaciones principales para la operculectomía: por un lado, está el retraso en la erupción dentaria y del otro la pericoronaritis, un proceso proliferativo-infeccioso del cual hablaremos un poco más adelante.

Sin embargo, algo importante que debemos conocer es que estas indicaciones surgen de la pericia del especialista para el diagnóstico. No sólo utiliza el examen físico y los recursos complementarios a su disposición, sino también la experiencia. Para indicar una operculectomía hace falta relacionar varios factores como la edad dentaria, la secuencia eruptiva y la presencia del órgano dentario.

Es innecesario indicar una operculectomía a un paciente que en verdad no desarrolló los dientes faltantes. Por tanto, a pesar de que se piense en un posible “retraso en la erupción dentaria”, siempre hará falta la pericia del especialista.

Diagnóstico

Hay dos criterios importantes para el diagnóstico:

  1. Clínico: Hay dos modos, puede ser mediante la palpación o por simple observación. Recordemos que estamos hablando de un aumento de tejido gingival, por lo que puede ser fácilmente avistado o palpado por un experto. En el caso del retraso en la erupción de los dientes, lo más frecuente es que se use la palpación, sin embargo, los estudios complementarios son necesarios.
  2. Radiográfico: Especial para el retraso en la erupción dental. Se confirma la presencia de los dientes en retención y se analiza el posible obstáculo para su erupción. Pueden ser necesarias varios tipos diferentes de rayos X, entre ellas están las apicales y las oclusales.

¿Cómo saber que es necesaria una operculectomía?

Si bien hay varios criterios para el diagnóstico y que este sólo debería ser realizado por un especialista, hay varias señales que nos podrían indicar que hay algo anormal o fuera de lugar en nuestra boca. Estos signos y síntomas pueden ser de vital importancia, especialmente para los padres. Sin embargo, enfoquémonos en conocer las causas principales y cómo se manifiestan.

Detectando la Pericoronaritis

La pericoronaritis es una infección relativamente frecuente que afecta especialmente a pacientes jóvenes entre la segunda y tercera década de la vida, donde en teoría ocurre la erupción de los terceros molares, también conocidas como muelas del juicio.

Pericoronaritis por muela del juicio

Esta enfermedad está caracterizada por la infección del tejido que rodea al último molar (con mayor frecuencia). Las bacterias encuentran un medio ideal justo por debajo de la mucosa que empieza romperse producto de la erupción del diente, donde se acumulan restos de comida y existe una temperatura ideal para su desarrollo.

Lo importante es que se producen varios signos y síntomas producto de esta infección, los cuales incluyen, pero no se limitan, a:

  • Mal aliento o Halitosis
  • Dolor en la región pericoronaria
  • Presencia de pus
  • Problemas para masticar
  • Dolor de cabeza
  • Síntomas generales: fiebre, malestar, decaimiento, etc.

Detrás de la Erupción Dental

Ahora bien, el segundo trastorno que es indicación de operculectomía es el retraso en la erupción dental, sin embargo, la pregunta es: ¿Cuándo salen los dientes?

Los dientes de leche o temporales emergen entre los 6 meses de vida y los 3 años. La segunda erupción dental tiene lugar a partir de los 6 años, cuando empiezan a aparecer los dientes permanentes o definitivos.

Cronología de erupción dental

Si bien los dientes (según su localización) tienen su momento específico para erupcionar, podemos resumirlo de este modo:
  • Incisivos centrales: Entre los 6 y 12 meses de edad.
  • Incisivos laterales: Entre 9 y 16 meses de edad.
  • Colmillos: Entre los 16 y 22 meses de edad.
  • Primer molar: entre los 13 y 18 meses de edad.
  • Segundo molar: entre los 23 y 35 meses de edad.

Por tanto, es importante que consulte al especialista si posterior a estos márgenes no han aparecido los dientes temporales. Aun así, recuerde que es el experto el único en capacidad de diagnosticarlo e indicar la operculectomía.

Procedimiento: Fácil, rápido y sencillo.

Posterior a que el especialista tenga los exámenes necesarios y haya llegado al diagnóstico, lo más probable es que este sea un proceso rápido que no implique mucho más de 20 minutos en total.

Como mencionamos en inicio, es un proceso que puede ser realizado ambulatoriamente. Lo primero es desinfectar toda la zona a incidir, así como sus alrededores. Posteriormente, se aplica anestesia tópica e infiltrativa para proceder con la incisión.

A medida que se incide en los tejidos, y se crea una abertura, debe realizarse la hemostasia para controlar el sangrado. Como debe quedar abierto, este sería el final del procedimiento. Dependiendo de las condiciones y/o complicaciones del paciente, puede que se prolongue un poco más.

Por último, sólo debe estar bajo control con su especialista durante la primera semana. Los pacientes con retraso en la erupción dental quizás necesiten un control periódico, del resto, habrá terminado.

También te puede interesar:

×