Reimplante Dentario

golpe y reimplante dental

La tecnología avanza continuamente, especialmente en el área de la implantología bucal. Cada vez los procedimientos quirúrgicos cuentan con técnicas menos y menos invasivas destinadas a cumplir con la base y meta de la odontología: restituir el funcionamiento y la estética de nuestra boca.
El reimplante dentario nace como una solución directa a las pérdidas dentales.

De manera similar a lo que ocurre cuando -por accidente- una persona se amputa un dedo y corre a urgencias para que se lo “vuelvan a colocar”, pues así pasa con los reimplantes dentales: después de perder un diente, se puede asistir a nuestro especialista para que lo vuelva a “PONER” en su lugar.

Si por algún motivo este procedimiento fracasa, se puede reemplanzar la pieza perdida mediante un implante dentario.

Causas

Lo más frecuente es que se deba a un traumatismo o golpe en el que no sólo se ha expelido uno, sino quizás varios dientes de la arcada, especialmente tras un golpe muy brusco. Esto se denomina avulsión y gracias a esta técnica del reimplante dentario, podemos reintegrar nuestros dientes faltantes a su lugar de origen.

¿Qué hacer si acaba de salirse el diente?

Hay varios pasos sencillos que podemos realizar para evitar la pérdida de nuestra pieza dental y lograr que sea viable la reimplantación:

  1. Tóquelo con cuidado. Busque el diente rápido, pero tenga mucho cuidado mientras se mueve para que no lo pise por accidente. Lo ideal es que, al tomarlo, lo haga por la corona y no por las raíces, no sólo porque estas son mucho más delicadas, sino que puede entorpecer el procedimiento en el futuro.
  2. Enjuáguelo cuanto antes. Lo mejor es que utilice suero fisiológico de estar disponible, sin embargo, si no cuenta con ello utilice agua. Por ninguna razón use jabón o algún elemento especial (como un cepillo) para limpiar la raíz, recuerde que esta es la porción fundamental del diente que asegurará el éxito en la reimplantación del mismo.
  3. Acuda a su dentista. Apenas pueda, y esté disponible, asista con su experto de confianza para que lo evalúe y observe la condición de la pieza dental. Procure llevarla sumergida en agua, aunque sería bueno si consigue suero o leche. Del mismo modo, podría llevar el diente dentro de la boca, debajo de la lengua o próximo a la mejilla.

El tiempo y la conservación del diente son dos factores cruciales cuando se habla del pronóstico. Mientras más tiempo pase fuera la pieza dental o más se tarde en efectuar el reimplante, será peor.

El pronóstico va decayendo rápidamente a medida que pasan los minutos. Tanto así, que después de las dos horas ya el índice de éxito empieza a descender dramáticamente.

Además, la conservación también es delicada. Llevar la pieza dental al aire, bajo exposición, no es la mejor idea y sólo alargará y dificultará el proceso, además de disminuir la tasa de éxito. Si no cuenta con agua, suero fisiológico o leche, utilice la saliva de su boca para almacenarlo.

Indicaciones de la recolocación dental

En este caso, sólo hay dos indicaciones fundamentales para el reimplante dental. Estas son:

1) Avulsión por traumatismo: es por mucho la más frecuente. Como mencionamos, se trata de la pérdida de la pieza dental por causa de un golpe brusco o algún impacto de mediana a alta potencia. Recordemos que en el impacto puede perderse más de un diente.

2) Extracción yatrogénica: también existe la posibilidad de que, por error, se extraiga un diente que estaba en perfectas condiciones. En este caso, si la pieza dental es apta para realizar el procedimiento, se intentará reemplazarlo. Aun así, en la mayoría de los casos, los especialistas fracturan varias veces las piezas dentales para poder extraerlas con mayor facilidad, lo que imposibilita el reimplante dental.

Contraindicaciones

  1. Dientes deciduos: Si la pérdida se trata de un diente temporal o de leche, no vale la pena someter al niño a un procedimiento quirúrgico cuando lo más probable es que ya esté el próximo relevo en camino.
  2. Caries: Si la pieza dental que se perdió posee una carie demasiado avanzada, lo mejor sería dejarla por fuera. De nada vale reimplantar una pieza dental que podría no ser válida a corto plazo.
  3. Fracturas: Si tanto el diente, como la región donde se implantará, está fracturada, lo mejor es dejar las cosas como están. Es posible reponer y reintegrar la pieza dental, sin embargo, esto disminuye mucho la tasa de éxito y la duración del tratamiento es mucho mayor, especialmente si se trata de las raíces dentales.

Procedimiento – ¿Cómo se realiza un Reimplante Dental?

Como lo mencionamos al comienzo, este es un tratamiento bastante práctico y poco invasivo. Después de que lleve la pieza dental al especialista, en las condiciones previamente mencionadas, el procederá a observar y evaluar la cavidad bucal, especialmente el sitio donde debe ser reimplantado.

1️⃣ Reimplantación y ferulización

Posteriormente, tratará la pieza dental si hace falta, limpiándola y desinfectándola, además de acondicionarla para el tratamiento. Luego, intentará reimplantarla con o sin la ayuda de una incisión previa, creando una férulización semirígida que debería durar al menos de 7 a 10 días. Un proceso algo similar a la colocación de un yeso cuando nos fracturamos un miembro.

2️⃣ Medicación y control

Por último, le indicará un tratamiento antibiótico, analgésico, antiinflamantorio y medidas generales que usted deberá cumplir especialmente durante la primera semana. Recuerde, este es un proceso que amerita evaluación continua de su especialista.

También te puede interesar:

×