Trasplante Dental

Transplante dental

El trasplante dental es una solución que implica el cambio de posición de un diente de su alveolo a otro alveolo distinto. Esta es una técnica bastante antigua que fue aplicada incluso en el antiguo Egipto, donde los farones obligaban a sus esclavos a que le entregaran sus mejores dientes para reemplazar los perdidos.

Lo cierto del caso, es que apenas en el siglo XX (si bien se había estado intentando formalmente desde el siglo XVIII) se propuso como una técnica quirúrgica y posible tratamiento para ciertas situaciones.

El objetivo más importante en la odontología es preservar las estructuras dentales, siempre buscando la mejor estética y funcionamiento posible. Sin embargo, hay algunos casos (como las caries graves o las enfermedades periodontales) en los que se causa un daño que puede llegar a ser irreparable. Es aquí donde entran soluciones destinadas a mejorar la calidad de vida del paciente, como el trasplante dental.

Imaginemos este caso simple: el paciente tiene una carie bastante grave en el segundo molar y la única solución -a ese punto- es que se le extraiga el diente. Además, resulta que también tiene el tercer molar retenido (ya sea porque las muelas del juicio no salieron apropiadamente por falta de espacio o algún otro problema). En estas condiciones, el especialista podría sugerirle extraer la muela retenida y colocarla en el nuevo alveolo, para así reemplazar el espacio faltante.

Si bien no es un procedimiento muy utilizado por los expertos, la verdad es que su índice de seguridad es muy alto, hablando particularmente de los autotransplantes. En este caso, se aprecia una tasa de éxito mayor al 90% incluso después de 5 años de seguimiento, un número asombroso.

Aún así, vale destacar que este no es un tratamiento que pueda ser llevado a cabo en cualquier paciente y que tiene sus indicaciones específicas (las cuales mencionaremos más adelante). Sin embargo, es una opción viable para el reemplazo de un diente que siempre debe ser evaluada.

Pasos del transplante dental

Tipos de Trasplante

1) Autólogo: Traspaso de un diente de un alveolo a otro, pero siempre de la misma persona, inclusive si estamos hablando de un diente que está retenido y se coloca en la posición en la que debería estar.
2) Homólogo: Traspaso de un diente de una persona a otra.
3) Heterólogo: Traspaso de dientes entre especies.

Es importante mencionar que, a pesar de que hay tres tipos diferentes de trasplante dental, sólo el autólogo tiene validez en los humanos. Esto se debe a algo llamado histocompatibilidad.

Explicándolo de forma sencilla, todos tenemos antígenos y anticuerpos diferentes, si nuestro cuerpo recibe algo que no reconoce como propio (como un diente), terminará atacándolo y creando una reacción alérgica poderosa, intentado “expulsar o eliminar” el agente externo.

Indicaciones ¿Cuándo soy candidato a trasplante dental?

Si bien escoger a los pacientes apropiados para este procedimiento puede llegar a ser un proceso delicado y complejo, existen varias situaciones puntuales en las que se puede pensar en el autotrasplante como tratamiento resolutivo de primera línea. Algunos de estos incluyen:
• Caries profundas donde es imposible restaurar el diente.
• Ausencia o agenesia de la pieza dental.
• Fracturas dentales complicadas donde no se pueda restaurar el diente.
• Inaccesibilidad a las prótesis.
• Dientes ectópicos.
• Otras alteraciones dentales (anquilosis, pérdida prematura, ausencia, etc.).

Si el tratamiento fracasa aún puedes colocarte un implante dental

¿Cómo se realiza un trasplante dental?

En inicio, es necesario extraer el diente a trasplantar y crear el nuevo alvéolo (el espacio donde entrara el diente). Por supuesto, el mismo diente en sí debe contar con un conjunto de condiciones para que pueda ser trasplantado, tales como: tener un tamaño adecuado y que sus raíces estén apenas formándose.

Es importante aclarar que para llevar a cabo el trasplante se requiere más de una intervención. Si se quiere realizar en un diente con raíces completas, se requiere un acto quirúrgico un poco más largo y completo, dado que el especialista debe prepararse para efectuar la endodoncia en el mismo acto.

El cirujano dentista debe extraer el diente y prepararlo, así como a la región alveolar, intentando eliminar la menor cantidad de hueso posible. Posteriormente, lavará toda la región con suero fisiológico. Si existe algún tipo de inflamación, lo cual no contraindica el procedimiento, se procederá a drenar y curar ese sector.

Pasos del trasplante

1. Diente afectado, 2. Extracción, 3. Trasplante autólogo

La colocación del diente depende de varias técnicas quirúrgicas específicas. Su especialista es quien determinará cual es la ideal. Lo mejor es evitar el contacto forzado entre el hueso alveolar y el diente, permitiendo que encuentren su camino durante el proceso de curación.

Para terminar, se colocará algún tipo de cemento o resina especial para mantener su diente en una posición adecuada durante el tiempo necesario (como un yeso en una fractura).

Si en el caso este procedimiento fracasa -porque hay un porcentaje de error- se puede optar por la implantación dental.

Cuidando tu Diente

  1. Acuda a consultas periódicas con su especialista. Es necesario que realice controles radiológicos cada 3 meses durante el primer año.
  2. Procure colocar elementos fríos sobre la zona y reposar durante las primeras horas. No presione, solo haga contacto.
  3. Evite cepillar la zona intervenida los primeros dos días. Posteriormente, hágalo con cuidado.
  4. No use hilo dental durante el primer mes en esa zona.
  5. Duerma con la cabeza en alto.
  6. Evite el tabaco y el alcohol.
  7. Manténgase hidratado/a y no realice esfuerzo físico durante una semana.
  8. Tome solamente los medicamentos que su especialista le prescriba.
×