Gingivitis

La gingivitis es un tipo de enfermedad periodontal, caracterizada por la irritación, inflamación, enrojecimiento y sangrado de las encías que rodean los dientes. Aunque es una condición comúnmente leve, es importante tratarla a tiempo y de la manera correcta ya que representa la etapa inicial de una patología más grave conocida como periodontitis.

¿Cuáles son las causas?

La causa más frecuente y directa de la gingivitis es mantener una higiene bucal deficiente, la cual conlleva a la formación de placa, una película pegajosa, suave e invisible que se genera debido a la presencia de bacterias, moco y residuos alimentares y que se deposita sobre los dientes y las encías.

Si el cepillado regular y el uso diario del hilo dental no eliminan esta placa, la misma se convierte en sarro, endureciéndose por dentro de las encías, acumulando cada vez más bacterias. Este proceso aumenta la producción de toxinas locales, causando la hinchazón de las encías, por lo tanto cuanto más tiempo permanezcan estos elementos tóxicos, mayor será la irritación e inflamación de las encías, pudiendo desencadenar en periodontitis o piorrea.

¿Qué condiciones la predisponen?

Otras causas o condiciones que predisponen la aparición de la gingivitis incluyen:
• Enfermedades sistémicas como el VIH/sida o la leucemia.
• Diabetes mellitus no controlada.
• Infecciones virales o micóticas.
• Tratamientos oncológicos.
• Cambios hormonales debido a la pubertad, embarazo o vejez.
• Uso de medicamentos como bismuto, fenitoína, bloqueadores de los canales de calcio y píldoras anticonceptivas.
• Mala alimentación con déficit de vitamina C.
• Fumar o mascar tabaco.
• Mala alineación dental.
• Uso de aparatología mal colocada o contaminada.
• Boca seca.
• Genética.

SÍNTOMAS

Normalmente, las encías sanas poseen un color rosado y tienen un aspecto firme, estando bien sujetas a los dientes. En el caso de la gingivitis estas se tornan inflamadas o hinchadas, toman una tonalidad rojiza oscura o violácea brillante y se vuelven retraídas y muy sensibles al tacto y a la masticación. Además, pueden sangrar fácilmente al cepillado, producir mal aliento y promover la aparición de úlceras bucales.

¿Cómo se diagnostica la enfermedad gingival?

GingivitisEn la primera visita al odontólogo, este hará una serie de preguntas para saber la calidad de la higiene dental del paciente, sus antecedentes médicos y dentales que puedan causar los síntomas y su cuadro sintomático actual. Posteriormente, se pasarán a revisar detenidamente los dientes, encías, boca y lengua para buscar rastros de placa y sintomatología asociada.

Posteriormente, el dentista pasará a hacer una medición de la separación y profundidad que hay entre las encías y dientes afectados. Este proceso se realiza insertando una sonda dental o explorador entre estas dos estructuras en varias regiones de la boca. En pacientes sanos, esta profundidad no debe pasar de los 3 mm. Si el paciente tiene 4 mm o más, podría ser indicio de una patología de las encías.
En consultas posteriores, el odontólogo podría recomendar la elaboración de radiografías dentales para revisar el estado óseo del paciente. Si la causa de la gingivitis no es clara, se podrían indicar otros exámenes o laboratorios complementarios para diagnosticar alguna enfermedad subyacente.

Tratamiento y prevención:

Un buen tratamiento de la gingivitis consistirá en la atención precoz de la sintomatología acompañada de un cambio en los hábitos dentales del paciente. El tratamiento consiste básicamente en:

[aux_row columns=”2″]
[aux_col]

Limpieza dental

En la primera limpieza profesional se eliminarán los restos de placa, sarro, bacterias y alimentos localizados especialmente en las bolsas generadas por la gingivitis. Este método simple se conoce como profilaxis dental, que no es otra cosa más que un limpieza dental donde se retira la placa dental y sarro, para luego quitar las manchas y pulir la dentadura.[/aux_col]
[aux_col]

Restauración dental

Si el paciente amerita la eliminación de estructuras desalineadas como el agrandamiento gingival que se produce como consecuencia de la gingivitis crónica o uso de brackets; también se indica el cambio de curaciones antiguas desadaptadas que podrían ser un factor de retención de alimentos al no permitir la higiene adecuada.[/aux_col]
[/aux_row]

[aux_row columns=”2″]
[aux_col]

Cambio de hábitos

Recomendaciones como cepillarse los dientes luego de cada comida, reemplazar el cepillo de dientes cada 3 meses, considerar el uso de un cepillo de dientes eléctrico, usar hilo dental y enjuague bucal regularmente, no fumar ni masticar tabaco y mantener una dieta adecuada deberían seguirse al pie de la letra.[/aux_col]
[aux_col]

Consultas odontológicas continuas

Es cierto que la mayoría de las veces la gingivitis se cura luego de la primera limpieza profunda, sin embargo, es importante acudir regularmente al dentista como mínimo cada 6 meses para prevenir la acumulación de nueva placa, sarro y sobre todo poder detectar caries.[/aux_col]
[/aux_row]

Sobre el autor:

[starbox]

×