Periodontitis

Periodontis enfermedad

La periodontitis es una severa infección de las encías que produce daño al tejido que sostiene los dientes, ocasionando su aflojamiento y caída. Esta patología odontológica es la continuación de la gingivitis mal tratada y es probablemente la última fase antes de la pérdida de los dientes afectados. El tratamiento varía de acuerdo a la etapa en que se encuentre, y siempre deber realizado por un periodoncista.

CAUSAS:

Casi todos los casos de periodontitis o piorrea se deben a la acumulación exacerbada de placa dental por una higiene bucal deficiente. La placa es una película pegajosa, suave e invisible que se genera debido a la presencia de bacterias, moco y residuos alimentares y que con el tiempo se va depositando sobre los dientes y las encías.

Si esta placa no es eliminada regularmente mediante el cepillado y el uso de hilo dental, la misma se convierte en sarro, endureciéndose por dentro de las encías, acumulando una gran cantidad de bacterias. Este proceso aumenta la producción de toxinas locales, causando gingivitis. Cuanto más tiempo permanezcan estos elementos tóxicos, mayor será la irritación e inflamación de las encías, ameritando una eliminación profesional.

Si la gingivitis no se trata a tiempo, se seguirán formando bolsas y espacios entre las encías y los dientes, donde se depositarán todos las bacterias que debilitan la raíz, ocasionando su aflojamiento y posterior caída 😱

Síntomas

Normalmente, las encías sanas poseen un color rosado y tienen un aspecto firme, estando bien sujetas a los dientes. En el caso de la periodontitis, las encías se inflaman, toman una tonalidad rojiza oscura, violácea brillante o púrpura, se vuelven retraídas, dejando ver gran parte de los dientes, y son muy dolorosas al tacto y a la masticación.

Además, estas encías producen mal aliento e hipersensibilidad al frío, sangran fácilmente, generan pus y los dientes se tornan flojos y más espaciados entre sí.

Periodontitis en Video

TIPOS

Hay varios tipos, pero los más frecuentes son:

[aux_row columns=”3″]
[aux_col]

Periodontitis crónica

Es la más frecuenta, afectando gran parte de los adultos, aunque también se presenta en niños. Se produce por la acumulación de placas, presentando un deterioro lento que destruye las encías y raíces óseas de los dientes.[/aux_col]
[aux_col]

Periodontitis progresiva

Es el tipo menos común y tiene una progresión más rápida que la anterior, tendiendo a la pérdida tanto de dientes como de huesos si no es tratada a tiempo. Usualmente comienza en etapas tempranas de la vida, afectando a múltiples miembros de una misma familia.[/aux_col]
[aux_col]

Periodontitis necrotizante

Este tipo se caracteriza por un severo cuadro clínico donde la falta de riego sanguíneo (necrosis) y la infección grave generan la muerte del tejido de sostén de los dientes (encías, ligamentos y hueso). Este tipo suele presentarse en pacientes inmunocomprometidos.
[/aux_col]
[/aux_row]

Diagnóstico:

En la primera consulta al odontólogo, este hará una serie de preguntas para saber la calidad de la higiene dental del paciente, sus antecedentes médicos y dentales que puedan causar los síntomas y su cuadro sintomático actual. Posteriormente, se pasarán a revisar detenidamente los dientes, encías, boca y lengua para buscar rastros de placa, sarro y sintomatología asociada.

Posteriormente, el especialista pasará a hacer una medición de la separación y profundidad que hay entre las encías y dientes afectados. Este proceso se realiza insertando un explorador entre estas estructuras. En pacientes sanos, esta profundidad no debe pasar los 3 mm. Si el paciente tiene 4 mm o más, podría ser indicio de una patología de las encías. Los espacios que superen los 6 mm, comunes en la periodontitis, no pueden limpiarse bien.
En casos más avanzados, el odontólogo podría recomendar la elaboración de radiografías dentales para revisar el estado óseo del paciente. Si la causa de la periodontitis no es clara, se podrían indicar otros exámenes o laboratorios complementarios para diagnosticar alguna enfermedad subyacente.

Tratamiento:

El objetivo principal del tratamiento no quirúrgico es eliminar las bolsas periodontales existentes, limpiándolas y previniendo daños al sostén óseo de los dientes. Este consiste en implementar la técnica del “raspado y alisado radicular”, donde el raspado se basa en eliminar los restos tóxicos de la superficie de los dientes y por debajo de las encías, mientras que el alisado se encarga de suavizar la superficie radicular, evitando la futura acumulación de estos restos.

La prescripción de antibióticos tópicos u orales es necesaria para controlar la infección bacteriana presente. Además, la implementación de medidas higiénicas correctas ayudará a obtener un resultado final positivo.
En periodontitis más severas, el periodoncista deberá recurrir a tratamientos quirúrgicos con el objetivo de reconstruir parte de las estructuras afectadas. Entre las técnicas más usadas están la colocación de colgajos en las bolsas, uso de injertos de tejido blando y/u óseo, y la extracción de uno o más dientes para evitar la propagación de la patología.

Sobre el autor:

[starbox]

×