¿Qué es un Rehabilitador Oral?

El rehabilitador oral es uno de los especialistas de la odontología que, sin duda, todos nosotros necesitaremos en algún punto de nuestra vida. Esta especialidad se dedica al diagnóstico, tratamiento y rehabilitación de nuestra boca mediante prótesis dentales, en función de recuperar y/o mantener las funciones orales más importantes, como lo son la masticación, fonoarticulación; inclusoo la estética.

Sinónimos: Dentista especialista en prótesis dental, prostodoncista.

Todo esto lo hacemos a partir de materiales biocompatibles sobre personas con alteraciones témporomandibulares, lesiones en sus maxilares y/o dientes. El rehabilitador oral es el encargado de restaurarlos o colocar PIEZAS DENTALES AUSENTES para que luzcan y funcionen mejor. En esta especialidad se encuentran incluidas algunas cosas como las incrustaciones, carillas, prótesis, etc.

¿Cuándo puedo necesitar de un Rehabilitador Oral?

A pesar de que existen muchas causas por las que puede necesitar a un especialista de este tipo, le mencionaremos las tres más frecuentes que se observan en la práctica tradicional:

Dientes Fracturados:

Tanto las fracturas como el mismo desgaste dental se deben en primera instancia a los traumatismos y un trastorno bastante conocido como el Bruxismo (donde se aprietan los dientes inconscientemente, especialmente durante la noche al dormir).

En condiciones normales podrían realizarse tapaduras o restauraciones sobre los dientes que tienen una fractura común; sin embargo, cuando estas son demasiado extensas lo que traen son complicaciones dado que no quedan ajustadas. Por esta razón, normalmente hace falta que el rehabilitador oral entre en acción y realice algún procedimiento especial para intentar restaurar el estado de los dientes afectados.

fractura dental
Fractura dental

Dientes Perdidos:

Ya sea por algún trastorno grave puntual, como una caries muy avanzada o alguna enfermedad gingival, o por traumatismos, es probable que perdamos algún diente en un momento determinado. Es aquí donde el rehabilitador oral va a proponerle varias resoluciones para reponer el espacio. Dentro de estas destacan las prótesis removibles y fijas, así como los implantes.

Solo el PROSTODONCISTA puede tratar este problema adecuadamente. No es un simple “quita y pon”, es un procedimiento que requiere organización y planificación, debe estar totalmente personalizado para que pueda devolverle las funciones orales que ameritan, además de que luzca apropiadamente en su boca. Jugar con algo tan importante como nuestros dientes no es aceptable; el rehabilitador oral es el único calificado.

La pérdida dental puede alterar totalmente la oclusión o “mordida”

Dientes con Endodoncia:

El último caso se trata de los dientes con Endodoncia. Cuando el diente tiene alguna lesión muy importante o está presentando un dolor insostenible, es probable que le realicen un “tratamiento de conductos”, que es lo mismo que decir Endodoncia. En este caso se extrae todo el material nervioso del diente para insensibilizarlo y que de este modo no presente más dolor.

El dentista especialista en prótesis dental entra en escena POSTERIOR al tratamiento de conducto, cuando hace falta reconstruir el diente que ha quedado muy frágil. Dependiendo de la magnitud, el especialista puede decidir entre un perno muñón y corona o una prótesis dental simple.

corona luego de endodoncia
Corona luego de endodoncia

Perder nuestros dientes significa que el hueso maxilar no tendrá el estímulo necesario para continuar funcionando acorde. El impacto de las raíces dentales sobre los maxilares previene la deformación de la cara y el aspecto envejecido prematuro.

Perfil sin dientes
Perfil con ausencia dental

Pasos de la Rehabilitación oral

Como hemos mencionado a lo largo del artículo, este es un proceso organizado y planificado que debe ser bastante ajustado a las necesidades del paciente. Recordemos que no sólo está en juego el modo en el que lucirá tu boca, sino también cómo funcionará.

Consulta y Diagnóstico: lo primero, por supuesto, es conocer el estado de tu boca. Quizás haga falta realizar algunos exámenes, especialmente rayos X, para poder dar una opinión certera. Si el procedimiento a realizar es muy grande, probablemente también se necesite de exámenes de sangre.

Diseño: la planificación es la clave: Hay una secuencia específica para cada tratamiento y un número de intervenciones -de hacer falta. Debe organizarse qué se hará en cada una de ellas. Además, hay que tomar todos los datos y medidas de nuestra boca que sean necesarias.

Saneamiento: para evitar infecciones futuras, es necesaria la correcta desinfección. Esto es lo que se realiza en el saneamiento, e incluye la higiene dental total, así como las extracciones que sean pertinentes.

Fase quirúrgica: esta es la fase inicial de intervención. Se realiza cualquier procedimiento previo especial que haga falta, como aquellos de injerto o regeneración ósea. En esta fase podemos considerar la colocación de implantes dentales.

Implantación: por último, la colocación y adecuación de los dispositivos necesarios. En esta etapa se instalan las prótesis dentales -coronas, puentes, incrustaciones o carillas-. También se considera la rehabilitación implantológica, es decir la conexión de prótesis a los implantes.

Control: después de que todo esté listo, harán falta unos cuantos chequeos de rutina para supervisar que todo esté en orden. No olvides cumplir las indicaciones de tu rehabilitador oral.

Sobre el autor:

Dra Fátima Paredes

Dra Fátima Paredes

Odontólogo de profesión con especialidad en Rehabilitación Oral (prótesis dental) RNE 1792 y post grado en Odontología estética y restauradora.

¿Te gustó este post?, estos podrían interesarte

Deja un comentario

×