Periimplantitis y su Tratamiento:

La periimplantitis es una de las complicaciones más frecuentes que ocurre en el tratamiento con implantes dentales y consiste en básicamente una infección alrededor de los tejidos que rodean al sustituto dental. Esto se puede dar en cualquier etapa del tratamiento y en gran medida puede ser causado por el descuido por parte del paciente.

Con esta patología, la mucosa alrededor del dispositivo implantológico empieza a inflamarse poco a poco hasta que involucra parte del tejido óseo periimplantario. La pérdida del hueso es la verdadera característica fundamental de esta enfermedad, y la razón que la hace tan peligrosa.

Recordemos que colocar un implante dental es un largo proceso terapéutico que ninguno de nosotros quiere perder, por lo que el diagnóstico temprano y oportuno es clave para salvaguardar el progreso y los tejidos circundantes, especialmente el óseo.

periimplantitis evidente
Enrojecimiento e infección alrededor del implante

Por esto, su especialista debe pautar varias consultas para controlar el progreso del implante y empezar a tomar decisiones rápidas en cuanto al tratamiento, si aparece alguna complicación como la periimplantitis. Hay varias maneras de atacar esta enfermedad, y ese el centro de nuestro artículo el día de hoy.

Rutas terapéuticas en la Periimplantitis

El tratamiento abarca varios medicamentos y diversos procedimientos, pero para la compresión sencilla del mismo lo dividiremos en dos fases: una inicial, o conservadora, donde lo que se busca es preservar el diente y la mayor cantidad de tejido óseo sin la necesidad de intervenir, y otra secundaria, o quirúrgica, que sería nuestra última opción por tomar si las cosas no salen como es planeado.

En sí, tenemos que atacar varios puntos distintos:

  1. Eliminar la placa bacteriana (que se forma alrededor del implante, y es parte importante del origen de la enfermedad).
  2. Descontaminar y acondicionar la región circundante.
  3. Preservar y eliminar: se deben escindir todo el tejido necrosado o no viable, para que pueda curarse la boca por completo.
  4. Comprobar o corregir cualquier tipo de alteración ósea que haya contribuido a originar la enfermedad
  5. Desmontar y desinfectar todo el sistema
  6. Valorar la estructura en general, tanto del sistema como de la región ósea.
  7. Enseñar al paciente para mejorar la calidad del mantenimiento y la limpieza.
limpieza del implante dental
Mantener las superficies LIBRE de placa dental asegura la salud del implante dental

Tratamiento Conservador de la periimpantitis

Esta fase del tratamiento involucra casi cualquier cosa que no implique un bisturí. Todos los elementos utilizados están avocados a limitar la progresión del daño y empezar a revertir los efectos de esta enfermedad. Se pueden utilizar tanto medicamentos o compuestos locales, como sistémicos.

Uso de enjuagues medicados

Dentro de los más importantes tenemos aquellos diseñados para esterilizar y limpiar: es necesario matar a las bacterias y demás microorganismos que habiten en la región periimplantaria. Los más usados son la Clorhexidina, el ácido cítrico e incluso pastas especiales. Hay algunas otras medidas más delicadas, como las fibras de vinilacetato con tetraciclina, con las que se han conseguido buenos resultados.

Medicamentos sistémicos

También, por supuesto, esta fase involucra el uso de antibióticos como la amoxicilina, el metronidazol o el ciprofloxacino, totalmente orientados a mitigar la progresión de las bacterias comúnmente asociadas con esta enfermedad. Incluso, hay algunas técnicas un poco más complicadas que pudiesen ser utilizadas, como el Láser de diodos, según lo considere su especialista.

Tratamiento Quirúrgico de la periimplantitis

En esta instancia solo se trata de eliminar todos los tejidos no viables, para mantener lo viable, y eliminar cualquier otro problema sobre el implante o en la región ósea que pudiera estar afectando.

limpieza quirurgica del implante infectado
Limpieza quirúrgica del implante infectado

1. Recuperando los tejidos blandos

En primera instancia, en cuanto a los tejidos blandos, se debe eliminar todo el tejido que esté infectado o en contacto con un bolsillo que se forma alrededor del implante, donde se acumula la mayor cantidad de bacterias que dan origen a la enfermedad. Incluso, parte del tejido óseo también será eliminado en este primer proceso.

2. Limpieza del implante dental

El implante tiende a quedar lleno de placa bacteriana cuando se trata de una Periimplantitis, por lo que hace falta eliminar toda esa acumulación, desinfectando y limpiando meticulosamente la pieza. Al principio se utilizan compuestos químicos como los mencionados anteriormente, sin embargo, también pueden utilizarse cepillos especiales o abrasivos más delicados, que sólo puede colocar su especialista.

3. Tratamiento del hueso de soporte

Por último, en cuanto a la superficie ósea, el tratamiento puede ser bastante complejo y longevo dependiendo del compromiso de estas estructuras. Dependiendo del criterio de su especialista, puede que se realicen sólo reducciones quirúrgicas precisas, hasta osteoplastias o injertos de ser necesario. Como lo dijimos desde el inicio, la Periimplantitis es peligrosa.

Sea cual sea el tratamiento que utilice su especialista, debe saber que siempre existirá una solución para cada caso. El diagnóstico oportuno es clave, una razón más para acudir frecuentemente a su odontólogo si así fue pautado. Luego que se coloque el implante, procure mantener una buena higiene y seguir cada una de las indicaciones que le den.

Sobre el autor:

Dr Jorge Luis Icaza

Dr Jorge Luis Icaza

Es odontólogo de profesión con especialidad en Implantología Oral y Periodoncia (Brasil) RNE 1134. También cuenta con diversos cursos en cirugía de Implantes dentales en el extranjero.

¿Te gustó este post?, estos podrían interesarte

Deja un comentario

×